“Retrospectiva surrealista, viaje en espiral” de Marko Molina sorprende en Sala Viña del Mar

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Grabados, dibujos y pinturas dan forma a la muestra “Retrospectiva Surrealista. Viaje en Espiral” del artista nacional Marko Molina, la que permanecerá hasta el 15 de febrero, con entrada liberada al público, en la Sala Viña del Mar ubicada en Avda. Arlegui 683, segundo nivel.

“Es a través de su obra que Marko Molina nos invita a recorrer sus mundos imaginarios en donde el surrealismo cobra vigencia, la realidad cede lugar a paisajes y personajes que no estamos acostumbrados a observar. Su gran destreza en el dibujo le permite transportarnos a mundos plenos de esencias oníricas, escenas visuales con presencia de seres alados, a figuras humanas amorfas. Hombres, mujeres y niños en sus entornos trastocados como en nuestros propios sueños y pesadillas”, señala el curador de la muestra y gestor cultural, Eulogio Rojas Durán.

En esta muestra, el artista presenta obras realizadas desde el año 1993, en un recorrido por los senderos surrealistas que ha transitado en estas dos décadas, que reflejan diversas épocas en una intensa retrospectiva pictórica y gráfica.

Su modalidad de trabajo la inicia imaginando una trama, como un mapa que se va construyendo paso a paso. A través del dibujo o de una fotografía que ha capturado un determinado momento cargando recuerdos y simbolismos comienza a trazar un abanico de posibilidades para llegar a un territorio que existe o imagina que existe.

El curador, Eulogio Rojas agrega que “Es a través de la pintura que su obra alcanza un inconfundible proceso de metamorfosis en donde a través de un riguroso dibujo, gran dominio en la selección y manejo de color nos presenta obras de distintos formatos todas bien logradas y refinadas para con cierto tipo de melancolía e ironía invitarnos a participar de este su mundo surrealista de cada obra, pleno de mensajes cautivadores unos y pleno de mensajes inquietantes otros”.

Nacido en 1960 en Santiago, estudió pintura en la Universidad de Chile en los años 80, después tuvo una residencia de cinco años en Brasil, pasó por la Universidad Federal de Rio de Janeiro y terminó haciendo prácticamente 3 años un taller de litografía. Después estuvo en Alemania y en los años 90 volvió a Chile y se situó en la Región de Valparaíso. Desde ahí comenzó a relacionarse con artistas de la zona y en Santiago también trabajó en el Taller 99 en el año 94. Además de la pintura, Molina se dedica al teatro de marionetas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: