GRAN VITRAL “LA PALOMA” ILUMINA ACCESO A SALA VIÑA DEL MAR

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El vitral “La paloma” de gran tamaño y diverso colorido realizado por el artista Hernán Varela, basado en una obra de María Martner, fue inaugurado en la caja escala de acceso a la Sala Viña del Mar, ubicada en Avda. Arlegui 683.

Sus dimensiones alcanzan los 2 mts. de altura por 4 mts de ancho y está hecho con vidrio de color, cobre, plomo y estaño.

Dos meses y medio trabajó Hernán Varela para crear este vitral, y su objetivo fue “dar vida a una obra artística que sea parte de la comunidad para motivar a las personas a acceder a las galerías de arte y que recorran las exposiciones”.

Varela agrega que “lo que María Martner dejó fue una paloma que ella realizó, que fue la idea que se tomó e interpretó y se llegó a la solución que está en la Sala Viña del Mar. Ella dejó una obra que es la paloma original del año 1984 en vidrio. La imagen de la paloma está hecha de seres en ascenso”.

En la ocasión, el presidente de la Corporación Cultural de Viña del Mar, Luis Bork destacó que este vitral “marca un gran inicio para las actividades culturales organizadas por la Corporación Cultural para el año 2012”.

Asimismo, agradeció a la Universidad de Viña del Mar por financiar el vitral, “símbolo de la paz y del respeto a las personas en toda su dimensión en un lugar de encuentro de seres humanos que se respetan”.

Por su parte, el rector de la Universidad de Viña del Mar, Julio Castro, agradeció la oportunidad de entregar a la Ciudad de Viña del Mar esta obra tan valiosa.

María Martner  

Su interés por estudiar la técnica del vitral surge en 1977, año en el que viajó a California, Estados Unidos, para ahondar en esta especialidad y comenzó a experimentar con el diseño de estructuras y se caracterizó por realizar diseños modernos y audaces.

Una de las constantes en su trabajo fue la relatividad del tiempo manifestado en el movimiento en sus imágenes. Por ello, la composición de murales y vitrales es movimiento puro.

En los 90, María Martner realizó un importante taller de vitral en el cerro Cordillera de Valparaíso. Además, colaboró con la iglesia La Matriz en la restauración de los vitrales del templo.

Su acercamiento al vitral fue bajo una óptica propia. A los vidrios cromados sumó las piedras que traslucen. El interés por la luz venía dado por su preocupación frente a la opacidad de las piedras en los murales.

Nacida en Santiago el año 1925, María Martner ingresó en 1940 a la Escuela de Bellas Artes de la Universidad de Chile y vivió hasta los 89 años, dejando como legado una importante obra que es reconocida en Chile y el extranjero. La artista tuvo una estrecha amistad con Pablo Neruda, quien organizó su primera muestra y le dedicó un poema.

Sus obras están a la vista en las principales ciudades de Chile. Murales en piedra en Valparaíso, Chillán, Valdivia y en la casa de Pablo Neruda en Isla Negra. Ella renovó este arte milenario, realizado por romanos y bizantinos en la antigüedad, con una versión latinoamericana.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: